Encontré mi Ikigai, ¿y tú?

Seguramente, al igual que yo, muchas veces te has hecho esta pregunta:
¿Cuál es el sentido de mi vida?

Cuando Lucas nació y atravesamos por todos nuestros “conflictos”, aparecieron muchos por qué, que solo me llevaron a sufrimiento, a sentirme víctima, a sorprenderme, 1 de cada 50 000 niños en Cuba nacen con Fenilcetonuria, las probabilidades son muy pequeñas y nosotros fuimos parte de ese por ciento pequeñito.

¿Qué le dices a tu hijo?

Acababa Lucas de decirme – Mamá, cierra los ojos – lo próximo que sentí fue un pedazo de goma en la cara. Me encolericé. Le quité la pistola. Lo miré y le pregunté, con los decibeles bastante elevados:

  • ¿Por qué hiciste eso?
  • ¿Mamá no te ha dicho que no se tira a la cara?
  • ¡Respóndeme!

Mamá vs Colapso

A unas horas de celebrar el Día de las Madres y adelantándome a la avalancha de felicitaciones que todos nos hacen, quiero contarte lo difícil que ha sido esta última semana para mí y te demostraré, además, por qué la felicitación y la admiración más profunda que necesitas es la tuya, no el segundo domingo de mayo sino, cada día de tu preciada vida.

Teatro en casa

En estos días, otra de las cosas que se va haciendo habitual es la de estar al día con las efemérides (me he quedado con esa palabra de toda la vida escolar, no sé si se utiliza en estos casos 😉). Ayer, 23 de abril, se celebró el Día Internacional del Libro, así que desde temprano pensé que sería una buena oportunidad para motivar a Lucas a hacer un dibujo de su libro preferido. Con la esperanza de que dibujara cualquiera de los que leemos cada noche, me respondió que su libro preferido era el de la Paw Patrol (un libro de dibujar). No contenta con la noticia se me ocurrió una variante. ¡Haríamos teatro en casa!

@yanita_lamamadelucas