Rabietas vs Mamá

Mis recuerdos de niña ante rabietas son pocos. Siempre fui muy tranquila, pero además mi mamá no me permitía “esas malcriadeces”, así que la solución para mí consistía en disimularlas. Hacerlas a escondidas, llorar y expresar “mi rabia” en una esquina.

De los padres de nuestra generación recuerdo frases como:
-Estás llorando por gusto

-Sigue, para que veas lo que te va a pasar

-Ven, para que ahora sí llores de verdad

-Te dije que NO

y para mi la peor y más extraña de todas:

-Te dije que no llores (justo después de una nalgada). Al día de hoy no sé cómo es posible hacer eso.

Lucas no pasó por las rabietas típicas de los 2 y 3 años. Evidentemente no me exoneré, simplemente se estaban aplazando. Hace unos días vivimos alguna que otra en casa. Las primeras eran graciosas y simplemente se iba tirando por cualquier rincón, ante mi ignorancia, se iba moviendo de lugar hasta que ya era muy evidente que necesitaba que mamá supiera que estaba bravo.

Mi manera de resolverlo en ese momento era simular que no lo veía y utilizar el típico: ¿alguien ha visto a Lucas? Así que en un segundo pasaba de estar molesto a estar jugando a los escondidos.

Justo ayer y para ayudarme a escribir de un tema para el blog, tuvimos hasta ahora la más fuerte de todas. Nos trajeron una sorpresa a Adri y a mí y a él no le tocó esta vez.

Expectativa de mamá:

Quería que agradeciera y estuviera feliz por nosotros.

Realidad:
Dijo: ¡yo – no – tengo – sorpresa! (dividido en sílabas) Entró al cuarto, tiró la puerta y se lanzó en la cama, con edredón encima.

Rabieta: 1 – Mamá: 0

En ese minuto, sólo me vino a la mente toda la información que había estudiado al respecto, incluidas las “17 estrategias para prevenir las rabietas” que había leído en el blog de Almudena Palacios hace un tiempo. Pero estaba teniendo un problema mayor, me había estudiado cómo prevenirlas, no cómo enfrentarlas una vez que estuvieran. Les iré contando entonces, cómo fue esta ardua batalla y cómo apliqué lo aprendido conociendo el comportamiento de mi hijo.

1. Ponte a su nivel para hablar con él

Este paso es muy importante, para mi se establece mejor conexión cuando me arrodillo a su altura, le agarro las manitos y le digo: Puedes mirarme a los ojos, mamá necesita decirte algo.

2. Identifica qué le ocurre al niño

Evidentemente estaba molesto, pero más allá de no haber recibido regalo, entendí que probablemente esté recibiendo muchos. Así que esta situación también me sirve para saber que debo trabajar más en que no se sienta merecedor de todo y aprenda a agradecer por las cosas que tiene.

Rabieta: 1 – Mamá: 1

3. Ayúdale a expresar y conocer sus sentimientos

Aquí es dónde entra la parte de preguntarle qué le sucede, qué lo molestó.

Sus razones fueron:

¡Yo no tengo sorpresas!

Le dije que muchas veces a él le regalan cosas que a mamá y papá no, además eran dos llaveros y él no utiliza llaves. También a nosotros nos gusta recibir regalos. En esta no tuve mucho éxito. Su respuesta fue: ¡pero yo no tengo!

Rabieta: 2 – Mamá: 1

4. Elección entre un par de cosas, que previamente tú has seleccionado

Comencé a recordarle entonces que hace unos días, tía Kam le regaló un dinosaurio, y nosotros no recibimos regalos, pero nos pusimos muy felices por él. (sentí que comenzó a entender)

Rabieta: 2 – Mamá: 2

5. Deja de preguntar ¿quiéres…?

Él estaba molesto por una razón. Mi objetivo no era desviar su atención ofreciéndole otras cosas, sino ayudarlo a resolver ese conflicto. Justo entonces, volvió a taparse la cara con el edredón. Perdí un poco el hilo de la teoría y le dije:

-Ok. Ya mamá te explicó que no siempre los regalos son para ti. Pero es tu decisión si te quieres sentir bravo. Voy a bañarme.

Rabieta: 3 – Mamá: 2

6. Tiempo positivo para ambos

Unos segundos después entré al cuarto y lo agarré levantándose de la cama, poniéndose las chancletas. Sin embargo, cuando me vio se volvió a tapar.

Mi propuesta fue:

-Mira, mamá se bañará ahora, y me acostaré contigo a ver la peli que nos copió papá. ¡Haremos Movie night!

Su respuesta:

-¡Pero mamá, no tenemos palomita!

Rabieta: 3 – Mamá: 3

7.Abrázalo

Hecho.

8. Dile que lo quieres

Hecho.

9. Ayúdalo a ser responsable de sus actos

Así que fuimos a pedirle disculpas a papá. Aunque fue conmigo, se escondió detrás de mi y me dijo: – Díselo tú. Yo hablé y luego él se acercó y le dio un beso.

Rabieta: 3 – Mamá: 4

Lo que ahora leen muy rápido nos demoró bastante tiempo, pero fue muy grato lograr sacarlo de ese estado. Sé que ésta es sólo una entre tantas. No siempre tendremos el tiempo. Ni la paciencia. Ni la conciencia. Y justo eso nos hará diferentes. Si en ese momento, cada una de nosotras toma un respiro y recuerda que existen otras formas que no fueron probadas cuando fuimos niños, entonces será suficiente para empezar el cambio. Cada vez el vínculo con nuestros hijos será más fuerte. Le estaremos ganando a la imposición irrespetuosa. El universo sentirá la manifestación de paz y nuestros hijos sentirán que sus conflictos son escuchados. Recuerden que «es más fácil construir niños fuertes, que reparar adultos rotos».

30 respuestas a “Rabietas vs Mamá”

  1. Woowww, aún más enamorada de #amareselmilagro, super interesante y ahora ya tengo otras opciones cuando a Gian le dan perretas, me gustaría haberlo leído antes de ver por vídeo llamada la última perreta del nene, que se me hizo super difícil controlar, ya sabes lo que pasa cuando estás lejito (tenía muchas ganas de dejarlo hacer lo que quisiera para disminuir la lejanía) pero igual creo que lo hicimos bien y aprendió, en este caso, a compartir.

  2. Muy sabio este escrito mamita! No soy de comentar aunque los leo todos! Pero creo que este tema de las rabietas nos toca alguna vez en la vida, y tener las herramientas para resolverlas es lo que hará que nos podamos crecer y superar estas situaciones. Bravo! Muy bien por ti! Lo adoré!!

    • Gracias mamita. Feliz de que este tema te haya hecho escribir.
      Aquí lo más importante es lo que hablamos en nuestras tertulias, lidiar con los «malos comportamientos» dependerá de cómo nos sintamos nosotras. Y sí, límites hay, pero más amor también. Tú vas muy bien 🙏

  3. Espectacular Yanita!
    Y me trajo muchísimos recuerdos de mi infancia!
    Yo sí que era una niña con “malcriadeces” y de adolescente fui peor!
    Admiro muchísimo lo presentes que están para Lucas, yo lo hubiese necesitado.
    Gracias por compartir!

  4. Y no es cualquier texto… Es un texto que comienza sacándonos unas sonrisas, debido a los recuerdos que tenemos de nuestra educación y de pronto terminamos leyendo con la emoción a flor de pie… Puro sentir, eso es escribir desde el corazón! 🥰🥰🥰

  5. Es tan difícil lidiar pacientemente con estas situaciones y no reaccionar con la acción que ya viene grabada en nuestro «disco duro», porque así fuimos criados, sin prácticamente ninguna explicación, ufff, vienen mi mente tantos regaños y palizas que por cosas que hoy pienso pudieron haberse resuelto con una sencilla conversación, porque a veces a los niños, aunque saben que están haciendo algo mal, prefieren seguir a ese instinto que no se como llamarle, que les hace comportarse como saben que no deben, al menos así lo recuerdo de mi niñez y no creo que haya cambiado mucho porque lo veo en mis sobrinos casi a diario. Considero que lo importante es, una vez más, romper las cadenas, hacer ese acopio de paciencia que no tuvieron nuestros padres, hacer a nuestros hijos más responsables de sus actos y educarlos en el amor de familia, ese amor que nos puede hacer tan fuertes como tan frágiles y que muchas veces no se le da la importancia y atención que debiera tener. Por mi parte te abrazo y te deseo toda la fuerza y amor del mundo para crecer desde dentro y hacer, como creo es posible, un mundo mejor.

    • Sí, es difícil. Pero es una práctica constante. No creas que no se me van los gritos. Pero cuando me observo, es como si me saliera de mi cuerpo y me estuviera mirando ahí, toda alterada y sin paciencia. Me digo: de verdad estás así por lo que hace Lucas?
      Así que paro. Le pido perdón. Y ya me dedico a él. No me interesa si estaba haciendo la comida u otra cosa. Todo para.
      Y esto es constantemente, nosotras también estamos aprendiendo a ser mamás.
      Agradezco todo tu apoyo de una manera infinita. Qué bueno que ya te estás adelantando en el camino!

  6. Soy de la generación » O te callas o te callo».Y a pesar de sentir que el diálogo el repeto y el entendimiento son las mejores opciones y a pesar de saber que surten efecto porque tengo la suerte de conocer muy de cerca a la mamadelucas y sus métodos de criansa, me asalta la contradicción. Aunque no se como seré de mamá, solo tengo medio claro «como no quiero ser con mis hijos»,creo que nuestros padres atinaron en algo,a pesar de sus métodos, somos muchos (hablo de mi generación ) personas de bien. Entonces, las poco ortodoxas ordenes, nalgadas, técnicas antirrabietas funcionaron?. Somos hoy el resultado.

    • Si algo #lamamadelucas no quiere hacer es juzgar. Siempre digo: «cada cual hace lo mejor que puede con la conciencia que tiene»
      Y sí, nuestra educación nos enseñó muchas cosas, muchísimas de las cuales agradezco. Nuestras madres también de guiaron por su crianza.
      Nos enseñaron a compartir, a respetar a los mayores, a darle la razón a los profesores (la tuvieran o no), a que los padres pueden traicionar pero nunca abandonar a su familia, a que las madres somos sacrificadas. Y sí, aquí estamos. Pero con algunas consecuencias, que aunque parezcan imperceptibles nos guían en la vida, nos permiten decir lo que pensamos o no. Le decimos a un jefe que no tiene la razón o no. Trabajamos más tiempo del que le dedicamos a los niños, luego llegamos hay que cocinar, fregar y dejarlo todo listo para el otro día, pero no nos tiramos a jugar con ellos.
      Sufrimos si criamos a un hijo sola. No hacemos cosas por cómo piensen los demás. Esperamos años para hacer lo que amamos en la vida o quizás nunca lo hacemos porque «imagínate, hay que tener los pies en la tierra»
      Juro que tengo mucho que agradecer, hay mucho que aplico con Lucas que lo aprendí de mis padres, pero sin juzgarlos porque sé que hicieron lo mejor que sabían, puedo decir que hay muchas cosas que no quiero repetir.
      Cuando detecto esto, me percató que hay cosas que mi niña interior debe sanar y para eso estoy aquí. Para desaprender. Hay cosas que no quiero que le pasen a mi hijo. Y siempre buscaré muchísimas maneras para cuando el crezca tenga menos de lo que quejarse que yo.

  7. Waooo Yani…lo aplicaré en la primera rabieta de alguno de los dos míos 🤦🏼‍♀️…algo o mucho no estoy haciendo bien porque son niños bastante indisciplinados y solo conmigo, en el círculo y escuela se comportan correctamente 🤷🏼‍♀️…mil gracias al blog…lo adoro ❤️

    • Sí, de peque es más complicado porque primero hay que adivinar qué les sucede, gracias a que el instinto siempre ayuda. Trata de hacer más lo que sientes, que lo que «es correcto». La conexión mamá – bebé es demasiado fuerte, aprovéchate de eso. Beso

  8. Yani, siempre me pones a pensar. Recuerdo la frase que más controversia me causaba:- Has lo que te de la gana-y cuando lo hacía, me regañaban. Nunca entendía por qué, si ya me habían dado permiso para hacer lo que quería. Muchos padres terminan haciendo lo que el niño quiere con tal de evitar la rabieta, sin pensar que eso será perjudicial para él cuando se convierta en adulto, o simplemente lo regañan sin explicarles. Cada entrada de tu blog es siempre una gran enseñanza para mi. Gracias por seguir escribendo

    • Gracias a ti que me lees aunque aún no eres mamá. Eso me da muchas ganas de seguir escribiendo y me alerta que cada vez seremos más madres con ganas de hacer las cosas diferentes. Gracias por la compañía y el apoyo, no solo de este blog, de siempre.

  9. Soy tan feliz al leerte y aprendo tanto en el acto que nunca un comentario será suficiente para agradecerte.

    Tu historia de hoy, me ha dado luces para aplicar en mi vida incluso ahora de grande y para entender muchas cosas de mi pasado.

    Gracias por prepararme para la paternidad, desde la dulzura de tu hacer como madre. Eres Brillante y es tan agradable leer tus notas de vida, como vivir la vida misma.

    Felicidades a Lucas, a papá Adrían y a ti mami Yanita. Juntos son el reflejo de que #amareselmilagro

    • Me honras y me apoyas tanto que nunca un comentario será suficiente. Gracias amigo por toda tu ayuda y toda tu gracia.
      Si de algo no dudo es que serás un excelente papá.
      Gracias no sólo por impulsarme a ser, gracias por no soltarme la mano.
      Un abrazo inmenso para ti y Laíz

    • A veces no es fácil, no tenemos siempre la paciencia necesaria pero créeme, siempre será más sano desde el amor, porque desde la ira siempre traerá consecuencias

  10. Qué lindo y necesario blog Yani, te felicito, estás haciendo un excelente trabajo. Me he leído tres artículos en un momento, están muy instructivos. !Maravilloso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.