¿Qué le dices a tu hijo?

Acababa Lucas de decirme – Mamá, cierra los ojos – lo próximo que sentí fue un pedazo de goma en la cara. Me encolericé. Le quité la pistola. Lo miré y le pregunté, con los decibeles bastante elevados:

  • ¿Por qué hiciste eso?
  • ¿Mamá no te ha dicho que no se tira a la cara?
  • ¡Respóndeme!

Lucas sólo miraba mi cara y estrujaba la de él. Y yo iba entendiendo que no me había dolido tanto y que la ráfaga de información que le estaba soltando con mis palabras podrían no tener vuelta atrás.

Así que me levanté de mi posición de mamá que «grita e impone respeto», me puse a su altura y le dije:

  • – Perdóname por gritarte, realmente a mamá le dolió.
  • – No lo haré más mamá. Lo siento.

¡Pa´qué fue aquello! Me corrompió la culpa. Los niños son tan sabios.

Aquí habían dos lecciones importantes que aprender:
1. No estaba entendiendo/atendiendo la necesidad que tenía mi hijo de llamar mi atención.
2. Aún cuando corresponde disciplinar con firmeza, podemos hacerlo desde la paz.

Mi suerte, había leído mucho sobre el poder que tienen las palabras en la conducta de nuestros hijos, y esos «gritos», pasaron un primer filtro de lo que iba a decir. Tú eres la persona que más ama a tu hijo y te encargas de decírselo muchas veces al día. Durante los primeros años, y me atrevo a decir que mucho más allá, ellos no ven defectos, somos sus «prototipos salvadores», razón por la cual nos dan tantas oportunidades de enmendar, de re-aprender. Todo lo que le decimos a nuestros hijos ellos lo creen. Determinará su manera de actuar, su forma de percibir y de reaccionar.

Mis recomendaciones:

  1. Sé consciente de tu comportamiento, en qué condiciones pierdes la paciencia y qué desencadena tu enojo.

  2. Sale de la escena que te hizo estallar antes de gritar o lastimar. El auto-conocimiento y la maternidad, definitivamente van de la mano. Si tomas dos segundos para controlar y preguntarte qué ganas con esa reacción, bastará para que lo percibas diferente, y esto no solo funciona con los hijos (hoy lo probé antes de protestarle a Adrián).

  3. Utiliza más el verbo ESTAR que el verbo SER. Parecerá una tontería, pero no se interpreta igual si dices: ¡Estás un poco indisciplinado! a ¡Eres indisciplinado!

  4. Si ya lanzaste el «Eres x» puedes salvar un poco la situación. Utiliza palabras como: ahora, hoy…Así dejas claro que el comportamiento es solo en este instante.

  5. Elimina las etiquetas negativas y los adjetivos calificativos que se refieran al carácter o a la capacidad del niño. ¿En serio no recuerdas algo que tus padres te dijeron mucho y terminaste creyéndolo?

  6. En lugar de utilizar palabras que juzguen, emplea palabras que describan la situación: ¡Ay, se ensució el piso, te ayudo a limpiarlo!, ¡Mi amor, has derramado el agua, recuerda limpiar cuando termines!

  7. Evita los cuantificadores: siempre y nunca. Además de generalizar y ser una exageración, el niño puede pensar y sentir que NADA de lo que hace está bien y, por lo tanto, perderá su fe en que una acción x pueda cambiar.

En estos días, en los que no tenemos sitios a dónde huir, es el momento ideal para mirar puertas y corazón adentro. Ciertamente, habrá cosas que cambien en la vida de nuestros hijos que, escaparán de nuestra zona de poder, sin embargo, nos debe quedar la conciencia y la satisfacción plena de que lo hicimos lo mejor que pudimos. (Como un árbol)

Hay una frase que ha marcado un antes y un después en la educación que persigo y quiero terminar mi reflexión de hoy con ella:

«Si tu hijo se pudiera comer las palabras que le dices, ¿Su alma sería nutrida o sería envenenada?»

21 respuestas a “¿Qué le dices a tu hijo?”

  1. Me encantó y al leerlo me entristeció un poquito porque a veces preferimos no ver lo que hacemos mal… Graciass miles por este artículo…. Lo volveré un mantra para mi día a día… 🤗🤗🤗 De hecho comienzo aplicándolo ya!!.. En este instsnte me están haciendo mil travesuras 🤷‍♀️🙏😁

    • Tú eres tan tierna y dulce que no te imagino peleona 🙂
      Gracias por leerme, por acompañarme y por dejarme unos mensajes tan lindos siempre

  2. Ay mi vida creo que nuestra parte de brujas está muy clara o te llegó la fuerza del pensamiento en la distancia 🥰🥰 Hoy me desperté más temprano que de costumbre y lo primero que hice fue mirar el celular. Para mi suerte encontré este maravilloso artículo, que cada vez que lo necesito llegan oportunamente, para darme la inspiración y reafirmarme que no lo estamos haciendo mal y que si es posible la crianza consciente, aunque ello implique desaprender y salir de tus viejos zapatos. Justamente anoche tuvimos ataque de cólera, mami que no intervino en la situación, pausa con causa, cómo dice Buena Fe: para para reparar, comportamiento calmado y finalmente muy tarde conversación y entendimiento de papi y mami sobre el asunto. Tuve una mezcla de sentimientos que hoy te puedo decir fue alivio, alegría, pero sobre todo estoy muy orgullosa de lo que somos y podemos lograr. El perder la paciencia, creo que a todos nos pasa, somos humanos y vamos por un camino en el que aprendemos cada día, pero darte cuenta, parar, reparar, ya es muy sabio. Y luego estás tú hoy temprano con este artículo, para reafirmarme que lo estamos haciendo bien. Entonces vuelvo a ti y a mí otra brujita Vilmi que tanto me enseñan y agradezco infinitamente a la vida por tenerlas. Gracias siempre!!!

    • No te imaginas como lloré cuando te leí, me siento tan feliz cuando sé que algo de lo que comparto sirve para dar un pasito. Y me reafirma además, que este es el camino que quiero seguir. Gracias por el apoyo, las ganas y el aliento.

  3. Muy interesante Yani! Me encantó la técnica del uso del verbo «estar», lo tomaré en práctica para amenizar las situaciones descriptivas del comportamiento de mi niña cuando a ella me dirijo requiriéndole, lo hallo muy lógico para no herir su leve e inexperto razonamiento a su corta edad. Gracias por esas enseñanzas tan llenas de amor que nos compartes, salidas de tus propias experiencias como madre.

    • Gracias a ti que no hay día que no estés dispuesta a aprender, todo por guiar a tu niña por un camino amoroso y respetuoso. Mis gracias son para ti
       

    • Gracias! El universo siempre nos manda señales cuando más las necesitamos. Me alegra que encuentres ayuda en estas líneas. Gracias!

  4. Muy acertado tu post!!! Como siempre te lo digo!!! Si Dios me permite ser madre ,créeme de verdad que tus consejos los llevaré siempre a cabo! Las mamis de acá de seguro amaran este post! Ya que nos enseña tanto y podemos darnos cuenta de errores que se cometen! A mi también me sirve en mi vida aunque aún no soy madre! Gracias una vez más!!!!!!

    • Tan bella! Más que mis consejos, no olvides llevar como bandera tus sentimientos, tu instinto. Créeme que ese es el método infalible.

  5. Ahhhh, esa última frase me quedará para la posteridad, para cada vez que me vaya a dejar arrastrar por mi primer impulso, que es reactivo (es ADN y crianza). Pero estudio y aplico, respiro y pienso. Me está iendo bien, creo, al menos me cuesta menos ser paciente. Agradezco tu presencia en mi vida, que corrobora que nada es casual sino causal. Teníamos que ser!! Te quiero nena😚😙😙

  6. Es cierto Yani, cuando al perder la paciencia le he alzado la voz a mi hijo, este siempre me da una leccion al decirme: » Por que me gritas? Asi no se trata a los ninos» Wow y que verguenza me da sobre todo porque el me lo dice muy calmado y serio, como una gente grande. Entonces rectifico y le digo, «es verdad, tienes razon, ni yo alzo la voz ni tu tampoco. Yo no lo hare mas y tu me haras caso cuando te lo digo en buena forma». Entonces, cuando es el quien se altera, yo le recuerdo suave pero firme, que nadie grita en esta casa. Y el se va calmando poco a poco. Creo q los gritos y la mala forma son dos comportamientos que debemos desterrar d nuestras vidas y de la crainza de los hijos.

    • Qué feliz me hace leer eso! No el mal momento que te hace pasar, jejeje, es que ellos son tremendos. Pero sí me alegra mucho saber que le das voz, que sus palabras son respetadas y no educas bajo imposición. Poco a poco somos más las mamis/papis que queremos hacerlo diferente. Y lo estamos logrando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.