Bienvenido Papá

Queridos padres:

Llevo par de horas tratando de encontrar las palabras precisas. Queriendo agradecer, comprender, dar testimonio, y realmente he creado bien poco.

Es entonces cuando me doy cuenta, que aún cuando pretendo seguir el camino de una crianza diferente, la información que tengo en mis células de la importancia de los padres, se basa en la protección y soporte, en el “sujeto proveedor de necesidades”.

Por fortuna, me ha tocado disfrutar de varias generaciones en las que, paulatinamente, esos patrones han ido evolucionando. Desde mi abuelo, mi padre, mi tío, mi esposo, mi hijo.

Cada vez los padres se están involucrando más activamente en la crianza de los hijos. Los roles se entrelazan, y si bien es cierto que en la primera infancia el vínculo con la madre es más fuerte biológicamente, se hace más notable la presencia de los hombres, en actividades que antes solo implicaban a las mujeres.

Hay mucho que sanar, incluso las madres debemos aprender a compartir las emociones, las decisiones, las preocupaciones, y no cargar con ellas porque “nos toca” y “los padres están muy ocupados buscando el sustento.” Ni nosotras tenemos claro cómo hacer eso, porque no es lo que nos enseñaron, no es lo que sabemos.

Pido perdón si siempre he dado un giro femenino al asunto, la realidad es que hablo de mi percepción, de mi experiencia, desde mi ego que aparta a Adrián y no ha tenido en cuenta que sin él, las cosas por aquí serían muy diferentes.

Desde el amor y la unidad, estaremos potenciando la humanidad de nuestros hijos. Aunque haya roles, enseñemos que también hay complementos. Seamos de amor firme ante el medio que presiona y predispone. Que nuestros hijos crezcan en un ambiente emocional estable, aún cuando sean padres separados. Que la rudeza de lo social no sea motivo para alejarnos de la escucha interior y el encuentro con el instinto.

Amar es el milagro, no es una frase maternal o paternal, es la fusión, es el grito, la esencia del ser. Es el refugio, la paz y la calma. Amar, desde todos los latidos, que a fin de cuentas, ahí, en el interior, en el alma, no hay diferencia. Amemos a nuestros hijos desde ese lugar, desde esa luz, desde esa intimidad que nos hace uno.

¡Gracias por estar y por todo lo que das!

¡Feliz día!

La mamá de Lucas

4 respuestas a “Bienvenido Papá”

  1. Lucas es un niño bendecido ..ustedes son el resultado de ese ser …dieron una vida.. y se llenaron de vida.. se imbrican .. se funden .. amar es el milagro.. felicidades padre de Lucas

  2. Tus palabras tienen la capacidad de provocarme shock emocional, aceleración del pulso y kbomm emocional. Después de leerte las ganas de ser padre aumentan y más cuándo se tiene una compañera y futura madre que sigue al pie de la letra la frase de que: «Amar es el Milagro»… Gracias Ⓜegacrack

  3. Yo no tengo hijos aún pero he vivido historias cercanas de hijos que se convierten en enemigos de sus madres porque las juzgan a través de los ojos del padre machista que las considera incompetentes y tontas..y luego ese hijo en lugar de apoyar sustituye la posición del padre..es horrible..esto me asusta un poco porque y si mi hijo se convierte en mi juez y adopta las mismas posiciones machistas de su padre??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.