Celos, ¿mamá y papá?

Siento que a medida que vaya escribiendo este artículo se ramificará y cambiará de protagónico, porque dispuesta a escribirles aún no tengo todas las respuestas, pero me encanta que sea así. Necesito que sepan que #lamamadelucas no tiene todas las ases bajo la manga.

Hace días me empezó a rondar esta idea en la cabeza: los padres se ponen celosos de los hijos. Y no me refiero a celosos en el plano carnal, sino en el tiempo que se les dedica. Nunca escucho del tema y supuse que sea un poco atrevido escribirlo, pero observar y reconocer es la única forma de sanar. Así que luego de mi “sospecha” le hice la pregunta a más de un amigo padre, y la respuesta fue la misma: “entiendo que las madres necesiten este tiempo, pero la verdad es que antes…”

Así que comencé a leer, y resulta que esta situación es más que habitual. Con la llegada del bebé y la redistribución de cuidados, surge esta nueva reacción emocional en la que algún miembro de la familia siente una sensación de pérdida hacia otro familiar al que “considera suyo” y del cual ya no tiene toda la atención.

Seguía investigando y las soluciones eran buscar el equilibrio entre el tiempo de mamá y el tiempo de esposa, buscar tiempo para hacer cosas en pareja, aunque sea 30 minutos de intimidad al día para hacer lo que deseen e incluso involucrar a papá en las actividades para que no se vea en un plano aparte…sin embargo, aunque no desecho los consejos, me parecía más de lo mismo. Teorías sociales donde la mujer debe ser mamá, ama de casa, esposa, y en el tiempo de descanso arrullar a un esposo para que no se sienta aislado. ¡PUES NO! Y no es feminismo, es que a la larga, si hacemos estas cosas por complacer, se pierde el deseo, la emoción, la pasión. Hacer cosas que no queremos nos empuja al sacrificio, a la culpa e inminentemente a la infelicidad. Me apunto lo de pasar más tiempo juntos, pero aquí hay algo que no estoy mirando.

Le comenté a Adri por dónde andaba mi cabeza, se negó y me dijo que no eran celos, pero me dio sin dudas otra perspectiva, me sugirió que investigara sobre cómo distribuir la energía. Según él, la intensidad que le dedico a Lucas no es la misma que al resto de las personas en casa. Al no hablar de tiempo, sino de descargas emocionales, me hizo pensar más y creo que encontré mi propia razón y nuestra solución.

Teníamos este rollo:

Trabajo mucho, siento que tengo poco tiempo con Lucas, llego y le dedico todo lo que puedo hasta dormirle, resultado final, tengo un niño feliz y un esposo protestón. ¿Cómo lo resuelvo?

Lo primero que hice fue pensar que cada juicio que hacemos es una confesión. Así que ya “los supuestos” celos de Adri pasaron a segundo plano, es más fácil echar la culpa fuera, pero ya aprendí que la solución siempre estará dentro.

Es simple, si yo creo que él siente celos, los siento yo. Siento temor de perder algo o alguien. Incluida la necesidad de sentirme amada y valorada. Una de las cosas que proyectamos en los hijos son nuestros vacíos y faltas, todo lo que nos hubiera gustado tener en nuestra infancia.

Al sentirme culpable por no dedicarle todo el tiempo, y este nivel de dedicación está medido por el que yo creo que a mi me hizo falta (vaya usted que rollo), trato de aprovechar todo lo que puedo con Lucas pero tatata tan …

¿cómo sé que le doy lo que necesita?

¿cuáles son los vacíos que tengo de mi niñez?

¿de qué quiero llenar a mi hijo?

¿qué estoy esperando que haga Adrián y por qué?

Constantemente estamos buscando que alguien llene las expectativas, y ahí el otro debe reaccionar de la manera en la que YO estoy esperando que haga, como me gustaría a MÍ que fuera, siguiendo los patrones de lo que para mi es lo correcto y él por su parte hace lo mismo. Entonces cuando no sucede lo que tenemos predefinido comienzan las desilusiones. Pero les tengo dos mantras que me han resuelto más de un problema: “cada cual hace lo mejor que puede con la consciencia que tiene” y “lo obvio, queridos míos es individual”.

Una vez respondidas las preguntas, que esas no las escribiré porque son de consumo personal, entendí las razones por las cuáles sobrecargo a Lucas, y quiero liberarlo de esa responsabilidad. Ha sido tan buena esta terapia, que para la suerte de Adri, celoso o no, termino de escribir más liviana, más serena y con muchas ganas de apapacharlo mucho. Me convenzo en cada paso, que para tener un niño feliz, tiene que haber una mamá en calma. Reafirmo que somos espejos de los otros y todo lo que se hace con amor jamás será un sacrificio. Los invito a realizar esta práctica, a mirar un poquito adentro, siempre será en la luz donde desaparecerán las sombras.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
10 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Arlietty

Maravilloso todo lo que escribes, me encanta lo filosófico de cada tema que abordas. Felicidades!

Dailyn

Desde q nació mi niño me convertí en la casa, en el trabajo en todas partes en la mamá de Kaleb, y hasta creo que me gusta, pero entiendo que una cuando se convierte en madre no debe dejar otras cuestiones importantes como por ejemplo la relación de pareja y hasta el estado anímico de nosotras que muchas veces se ve quebrantado, a mi me sucedió y me sucede, pero es complicado entenderlo cuando llego a casa después de un día completo sin verle, y que todo lo que él quiere es estar arriba de mi, cuando siento que con… Read more »

Dr.HGM

Te voy a ser sincero soy de una de las mentes que ha cambiado un poquis porque mi esposa cambio su forma y nuestra forma forma de criar con amor gracias a ti y tus publicaciones. Siempre creí que dónde el burro se cae hay que darle los palos pero aprendí o mejor dicho estoy aprendiendo que no jaja en fin de todos los artículos que has escrito este me ha gustado mucho porque se que mi esposa aprenderá mucho de el y comenzará a criticarme menos porque realmente celos no tengo pero si como ella también trabaja mucho deja… Read more »

amareselmilagro

Me alegra saber que tienen ganas de des-aprender y de caminar juntitos hasta la calma, que es allí donde estará un niño feliz. Es importante que también tengan en cuenta que los niños lo son solo una vez, que todos tienen comportamiento diferentes y que para ellos lo más importante es saber que mamá y papá están allí…Gracias por acompañarme en este camino!

Mario Marketing

Gracias por las lecciones del día. Aún sin ser padre, tomo nota y aseguro mis apuntes para el porvenir.
Me encanta tu manera de hacer, Yani, y es que no partes de las respuestas sino de las preguntas y eso te hace una mujer y madre sabia. A la espera del próximo mi «Capitana»

amareselmilagro

Ya está el próximo 😆

Liliana Ramos Tena

Tienes mucha razón Yani, sabias palabras. Creo que a todos los que estamos formando una familia nos pasa los mismo; y estamos tan enfrascados en lo que creemos que debemos hacer porque es como se debe hacer q nos olvidamos de las necesidades y de lo que piensan y sienten los demás miembros de la familia. Me encantó la solución que hallaste, algo nuevo que aprender y poner en práctica.

amareselmilagro

Gracias por todo tu apoyo niña…te extraño por el grupo, por dónde andas?