Abuela, ¿qué pasaría?

Hace unos días alguien me escribió para sugerirme un tema, imprescindible pero muy sensible. La influencia positiva y negativa de los abuelos en la crianza de nuestros hijos.

Situaciones hay de todos los tipos. Tenemos abuelas que sobreprotegen, abuelas que no se dan por enteradas, abuelas que conviven, abuelas que visitan, abuelas que ayudan en todo porque “tienen más experiencias”, abuelas que no apoyan “porque ya sus hijos son grandes”, en fin…me ha costado escribir porque creo que este es un tema donde la tela para cortar siempre nos estará sobrando. Confieso que dudé pero en estos días en los que mi abuela me acompaña en casa, la miro y siento todo el amor que le tengo, y pasan por mi mente tantos recuerdos felices, tanto soporte, tanta felicidad que me decidí. Porque el amor que le tengo a mis abuelos, los que están en la tierra y los que están en el cielo, quiero transmitírselo a Lucas para que lo sienta por los suyos. Así que investigo, me arriesgo, me sincero y les cuento.

Cuando salí embarazada, Adri y yo trabajábamos en la UCI, y nos encantaba vivir en La Habana, sin embargo, teníamos algo claro, ambos queríamos que la familia disfrutara del niño. Así que nos llevamos a la vida, de regreso a Camaguey.

Lucas tiene 5 abuelos, los 4 de sangre que la biología exige y 1 más que se lo gana con mucho amor. Su relación con cada uno de ellos es diferente, lo malcrían, lo consienten, me exigen atención para él, lo arrullan como a un bebito, y él hace de todos lo que quiere. A veces, sobrepasa mis límites permisibles, en ocasiones tengo que recordarles que no soy una niña, pero saben qué, él es tan feliz y ellos le dan tanto amor, que me callo y me digo, luego lo resuelvo en casa.

Sé que cada una puede tener una percepción diferente, de acuerdo a la realidad que vive. Lo más importante, es que todos tengamos claro que con la llegada del bebé los roles cambian y cada miembro de la familia tiene algo nuevo que aportar. Mi mayor deseo con este artículo es que comprendamos por qué es importante respetar el derecho de los abuelos, por qué actúan de una manera u otra, identificar algunas cosas que no deberían hacer los abuelos y cómo delimitar los límites sin herir.

Hay una realidad imperiosa aquí, educar a nuestros hijos respecto a sus abuelos, mantendrá una armonía familiar de la que el niño también es parte y será la manera en que nos tratarán a nosotros, una vez que lleguemos a esa etapa de la vida. Es demasiada información para procesar, así que trataré de dejarlo plasmado por puntos, que me parece una manera más fácil de digerir.

Beneficios de los abuelos:

  • Están para jugar, consentir, amar y divertirse con sus nietos.
  • Son los encargados de transmitir las tradiciones y la cultura familiar. Historias, costumbres, anécdotas, recuerdos, travesuras, que van pasando de generación en generación.
  • Saben escuchar a sus nietos y estos le escuchan a ellos en cuestiones relevantes.
  •  Nunca tienen la prisa de los padres.
  •  No está la rigidez de mamá y papá.
  • Son los seres con más conexión luego de los padres.
  • Ser un abuelo es una de las alegrías especiales de envejecer.

Razones por las cuales una abuela puede obsesionarse con educar y cuidar a su nieto:

  • Aman el papel de madre. Vio que terminó su tarea como mamá y no tiene otra labor que la haga sentir plena. Han disfrutado muchísimo su papel, el cuidado que tuvieron con sus hijos y les cuesta trabajo delimitar el del nieto.
  • Sienten que son irremediablemente necesarias. Quieren orientar al hijo, intervenir y tomar decisiones porque están convencidas que tienen las soluciones.
  • Quieren ayudar, pero de una forma autoritaria, porque están convencidas de que ellas lo hicieron muy bien, los resultados fueron grandiosos. Entonces quieren educar a los nietos como educaron a sus propios hijos.

Es importante que tanto los padres como los abuelos entendamos los límites, los abuelos apoyan y miman, los padres criamos. Es un ciclo y cada uno tiene que estar de acuerdo. A veces criticamos el método de crianza que se establece, pero cuando los abuelos “tienen que” cuidar a los niños de una manera rutinaria, ya se van intercambiando los roles. No disfrutan a los niños, sino que se hacen cargo de ellos. Les dejamos a nuestros hijos porque tenemos que ir a trabajar y si no pueden cuidarlos, nos frustra mucho (o sea que creemos que siempre tienen que estar ahí), pero si no lo cuidan como nosotros queremos, nos enfadamos. Esto, a mi entender es más agresivo que ser permisivo.

Me he visto muchas veces en esa situación, así que me hago consciente de que cada cual lo hace de la mejor manera posible. Lo que debilita la crianza, el cuidado y el respeto, es no aceptar a los otros tal y como son. Porque nuestros hijos, aprenden a Ser de cómo nosotros somos, aprenden el amor en función de cómo nosotros amamos, aprenden el respeto en función de cómo nosotros, con nuestras actitudes, se lo enseñamos.

Abuelas que me leen, soy madre joven, tengo mis propias ideas de lo que es la crianza, necesitamos aprender por nosotras mismas, porque es el momento de vivir nuestra experiencia. Dejo entonces, algunos consejos, que ayudarán en la armonía y el respeto familiar, y estoy segura que más de una madre y una abuela me lo agradecerán.

  • No esperar que los hijos eduquen a los nietos como lo hicieron ustedes

La manera de educar es el reflejo de los valores, así que no teman, de alguna manera directa e indirectamente todo lo que ustedes transmitieron se estará pasando a la próxima generación y lo que no dieron que nosotros necesitábamos, es lo que estamos aportando. Ahora tenemos más información acerca de cómo piensan, sienten y se desarrollan los niños, y por lo tanto educamos de manera distinta.

  • Dar lecciones sin que se las pidan

Escuchar y aconsejar a los nuevos padres cuando ellos pregunten puede ayudarles, pero dar los consejos de una manera imperiosa no funciona. Cuanto menos y de manera más respetuosa lo hagas, mejor será para todos.

  • Hacer sentir incómoda a la madre con su estilo de crianza

La madre de tus nietos (en acuerdo con el padre) son las únicas personas que deben opinar sobre el método de crianza. Cada madre debe elegir el método que considera mejor para ella y su bebé. Criticarlo o juzgarlo puede crear una brecha irreparable.

  • Comparar a un nieto con otro

Cada nieto es único e irrepetible. Si crees que comparar a un nieto poco aplicado con otro estudioso o a uno revoltoso con otro obediente va ayudarles a mejorar su comportamiento estás errado. El efecto es justo el contrario al que esperas y puedes dañar su autoestima.

  • Hacer sentir culpables a sus hijos por su forma de educar

Criar a los niños en el mundo actual puede ser más difícil que en tus tiempos y tus hijos lo hacen lo mejor que pueden. En cualquier caso, la responsabilidad de cuidar y educar de tus nietos es de los padres.  Si quieres ayudar, pregúntales que necesitan de ti e intenta no juzgar.

  • Forzar creencias en los nietos

Tus nietos desarrollarán sus propias creencias y valores en función de lo que aprendan de sus padres y de su propia manera de sentir. Decir a los nietos que tienen que ir a la universidad o que deben casarse y tener hijos para ser personas de provecho puede no encajar con su forma de ser y condicionarles de por vida.

  • Presionar para que sus hijos reduzcan su jornada laboral o contraten ayuda en casa

La vida económica de los hijos es un tema delicado. Presionarles puede contribuir a aumentar tensiones. Oriéntales si te lo piden y actúa siempre con el máximo respeto.

  • Transmitir tus prejuicios a los nietos

Estamos en era de unión, de enseñar más amor, de respeto hacia los demás. Los prejuicios pueden limitar la capacidad de los nietos de relacionarse con otras personas y contribuir a que desarrollen un carácter resentido y desconfiado. Si quieres que tus nietos sean felices, ayúdales a abrir la mente, no a cerrarla.

  • Sonsacar información a los nietos sobre sus padres

Evita el interrogatorio. No utilices a tus nietos para tus propios fines, no les hagas dudar sobre la relación de sus padres ni hagas que tus nietos tomen partido por uno de ellos.

Y hablando de abuelos, justo cuando iba por esta parte, llega mi abuela a decirme que si pienso pasarme el domingo con la laptop, le explico orgullosamente que estoy escribiendo sobre los abuelos y me dice: ¡usted es dueña de casa, no piensas arreglar! Afortunadamente hace frío, tengo una colchita a mi lado y están dando “El Rey León”, así que la persuadí y le dije: ¡ven, siéntate conmigo! Por ahora quedó resuelto…

Madres y padres que me leen. Más importante que las reglas para los abuelos, es la forma que utilicemos para establecerlas porque de nuestro estado emocional dependerá la tranquilidad y felicidad de nuestros hijos. Así que para ustedes también dejo algunos consejos sobre cómo solucionar las diferencias de criterios sin abrir heridas.

  • Sé paciente, habla todas las veces que sea necesario. Explica cada una de las razones por las que no estás de acuerdo con su método.  
  • Incentiva su empatía. Las abuelas también fueron madres primerizas. Haz que te cuenten cómo se sentía cuando la abuela de sus hijos le daba órdenes.
  • Agradece cariñosamente los cuidados y atenciones que la abuela tiene con tu hijo. Recuerda que antes que nadie, las abuelas dispuestas, son tu mejor opción para cuidarlo.
  • Recuérdale que amas a tu hijo tanto como ella y que eres tú la primera fuente de autoridad sobre el niño.
  • Separa roles, el niño aprenderá qué puede hacer con la abuela y qué no está permitido con mamá y papá. A ti te corresponde poner límites, eso está claro.
  • Elogia sus buenas intenciones, siempre que una persona recibe reconocimiento, su mente se abre a las nuevas ideas.
  • Escucha sus consejos, si no estás de acuerdo igual agradécele su buena intención.
  • Busca influir en ella, desde la inspiración y no desde el conflicto.  Cuando vea que tienes todo controlado empezará a respetar tus criterios.

Todos estamos aprendiendo y todos debemos respetarnos. No serás peor hija/nuera por decirle a tus padres/suegros lo que piensas, siempre que sea con cariño. Recuerda que una verdad dicha sin amor, se convierte en una agresión. Tener a los abuelos cerca, de una forma positiva, siempre es un alivio. Es necesario comprender que el amor por los nietos a veces se sobrepasa, pero no alejes a quien en el fondo solo quiere ayudar, de la mejor manera que sabe. Siempre podremos dejar un tiempo de “malcriadez” para los hijos. Por lo tanto, no temas, si estás educando de manera consciente ellos aprenderán quién establece las reglas y con quién pueden romperlas.

Han pasado tantas imágenes por mi mente mientras leía y escribía, he comprendido tantas cosas, incluso de cuando era niña, que espero ansiosamente que sirva para mucho.

Respeto, admiración y gratitud eterna para mis abuelos.

18 respuestas a “Abuela, ¿qué pasaría?”

  1. Excelente artículo. Lastimosamente a veces, como padres, ese mediar entre ambas partes no se hace de manera correcta y crean heridas irreparables, conozco de un caso muy triste.

    Justamente alrededor de este tema estaba pensando esta semana, parece que estamos un tin conectados jajaja. Amé este articulo.

    • Gracias Javy. Pues sí, fácil no es, pero hay que pensar en nuestros hijos, como decía en el artículo anterior, metafóricamente hablando, si nuestros hijos fueran árboles, con qué los estamos regando? Ciertamente con odio no podrá ser, así que, pasito a pasito y con paciencia que Amar sea siempre el milagro!

  2. Me encantó!!!! Todos tus artículos siempre tan llenos de respeto , amor , comprensión y dedicación!!!! Este en particular con tanto respeto y amor hacia nuestros abuelitos ,y de como llevar una sana convivencia!!! Lo amé, y al leerlo, me vino a mi mente y corazón mi abuelita que tanto amo y amé, gracias por tan lindas palabras!!!!! Graciasssssss😘

    • Gracias a ti hermosa por regalarme siempre tus palabras llenas de cosas lindas. Acá sigo escribiendo y compartiendo mis experiencias, siempre que sean bien recibidas por personas como tú, mi dicha estará completa.

  3. Yani me encanta éste escrito, siento tus palabras como mías, yo estoy viviendo estos transes en la crienza d mi niña con sus abuelitos d ambas lados. He tomado escrito d partes d tus consejos para hacérselos llegar, y espero sea un poco más cooperativa las relaciones en cuanto a la educación d mi pequeña. Gracias por estas lindas y sabias palabras, estoy segura q serán útiles para todos los q las lean.

    • Gracias a ti por quedarte cerquita leyendo y aplicando cosas positivas para todos. Espero que pueda ayudar de alguna manera. Gracias por confiar. Ya tengo en mente organizar un encuentro de mamis, así que….queda pendiente…

  4. Como siempre muy acertado tu artículo nena. Hay tipos de abuelos (y padres, dicho sea de paso) como personalidades existen, así que imagínate, tendrías que dedicarle un blog solo al tema. Pero nada, pienso como ya sabes que lo mas importante es el cariño, el amor que se profese y se ofrezca, venga de quien venga. Un abrazo amiga.

    • Gracias mamita!
      Estés de acuerdo o no, siempre es muy importante leer tus opiniones al respecto. Ocupas un espacio muy importante en mi vida, así de lejitos. Te quiero

  5. Repito las últimas líneas mientras leía: «Han pasado tantas imágenes por mi mente , he comprendido tantas cosas, incluso de cuando era niña», siempre me identifico con lo que leo, pero esta vez cada línea la sentí mía, vivo con mis suegros que son excelentes abuelos y yo diría que también excelentes padres para mí, pero nunca habíamos tenido ningún problema hasta que nació mi niño, y ya perdí la cuenta en un año y medio de cuantos disgustos he experimentado y se que ellos también. Gracias…

    • Pues espero que sirva, no solo de algo, sino de mucho. Y que ambas partes tomen partido del rol que les toca, que el amor y la armonía siempre ganen, más si es el beneficio de nuestros hijos. Gracias por leerme!

  6. Hay yani! Tienes tanta razón.. Y mira que hay tela!! En mi caso vivo con ellos y por ende a menudo me encuentro en medío de casi todos los puntos que tocastes en el artículo! Es difícil sobre todo cuando no los quieres herir o es ese día en el que estás que explotas! Pero indudablemente lo supera ver su amor para con mi niño.. Su paciencia y tantas cosas bonitas.. Tanto amor que siembran cada día en el corazón de mi hijito.. Q entonces puedo siempreee intentarlo una vez más!! Graciass ❤️❤️❤️ ahh lo de la lapto y tu abuela.. También me pasa.. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.