Inicio - Amar es el Milagro - Crianza consciente y respetuosa

Elegí desde el miedo

Hoy llego por aquí sin avisar, porque he caminado con miedo y temor y quiero compartirles algo. Quiero compartirlo para apoyarme en la toma de conciencia de lo que me está pasando, de cómo lo estoy manejando… y porque sincerarme con ustedes, que tanto amor me dan, seguro, seguro me ayuda a pensar con claridad, y quizás de paso, alguien que se sienta identificado pueda también apoyarse.

Resulta que, el ego hace maravillas. Cuando te desenchufas y vas por la vida en automático, pasa factura. Cuando le pasas por encima a lo que sientes, cuando no te permites soltar, cuando quieres controlar cada cosa, cuando te atribuyes responsabilidades y peor, cuando te sientes culpable por la reacción de los demás, pasan dos cosas fundamentales: te enfermas y te alejas de tu alma. Y yo, sin darme cuenta, crucé los dos límites. Elegí desde el miedo y trajo consecuencias.

Reencuentro y crisis

Hace días que siento que debo este testimonio, creo que es tanto lo que ha pasado, entre reencuentro y crisis, que no puedo ni escribirlo. Solo porque desde que abrí el blog he cumplido con una premisa: jamás escribiré de algo que no experimente. Quizás por eso llevaba tanto tiempo sin hacerlo y hoy tengo algo más que contar.

¿Cómo es separarse de un hijo?

Hace mucho tiempo que no escribía en el blog y aunque sentía que debía compartir mi experiencia en esta nueva etapa, no sabía explicar la erupción de emociones que explotaba dentro y es que nuestra vida ha dado muchas vueltas desde enero hasta la fecha.

Comenzaré diciendo que, por mi naturaleza emocional y sensible, ha sido diferente de lo que imaginaba. Ni siquiera puedo decir que fue una oportunidad consciente y premeditada, realmente apareció y se agarró. La vida va de decisiones, cada paso, a cada minuto y esta ha sido una de las más importantes que hemos tomado, aunque no lo supiera en ese momento. Quiero contarles entonces, las etapas transitadas en todo este tiempo.

eBook «Amar es el milagro»

Criar nunca ha sido fácil y bajo las creencias con las que crecemos en Cuba mucho menos. Cada uno hace lo mejor que puede con la conciencia que tiene, sin embargo, cuando somos padres hay algo que se activa, aparece una sensación de alerta que indica que siempre podemos hacerlo mejor. Es justo en ese momento donde empezamos a leer, a investigar, a escuchar a los especialistas, a los amigos, a los abuelos, y entre tanta búsqueda olvidamos un detalle importante: escuchar qué dice nuestro instinto.

@yanita_lamamadelucas